Llegó el día. Ese día ¡Grande Pumas!

PUMAS TRIUNFO

Los Pumas lucharon muchísimo para obtener su primer triunfo en este torneo: 21 a 17 a los Wallabies en Mendoza. Se cerró así un gran certamen, en el que el juego fue el principal estandarte en el equipo de Daniel Hourcade y su staff.

El partido empezó como empezó el de Gold Coast: con try para Australia, que aprovechó un contraataque para anotar en el inicio mismo del match. Los Pumas intentaron desesperadamente buscar el ingoal rival pero con muchas urgencias.

Australia aprovechó cada error argentino para cortar la defensa y acercarse peligrosamente al ingoal albiceleste. Pero sin dudas, el planteo estaba claro: Los Pumas atacando, los Wallabies defendiendo y con control de pelota, para acorralarlos en su campo y obligarlos a defender.

Eso pasó, exactamente. Los dirigidos por Hourcade supieron administrar la ansiedad inicial que los había puesto rápidamente 0-14 y de a poco, con paciencia, y con un dominio extraordinario en el scrum, apabullaron a los Wallabies que en esa primera mitad, cometieron más del doble de penales que los argentinos (7 vs 3).

El try de Senatore ayudó a descomprimir la presión que el equipo se autoimpuso porque si algo quedó claro desde el principio, es que jugar con este nuevo estilo, más ofensivo, más de hemisferio sur, obligó a Los Pumas a tomar mayores riesgos cuando de jugar con la pelota se trata, riesgos que dieron réditos más en demostrar que se podía, que en cuanto a puntos, que no fueron los esperados tal vez o los merecidos ni en esa primera etapa ni el torneo en sí. Pero lo cierto, lo único cierto, es que Los Pumas terminaron ese primer parcial en desventaja sólo en el score. Nada más. Después, todo fue celeste y blanco.

En el segundo tiempo, con sólo cuarenta minutos para demostrar que este es el camino elegido e irrenunciable, la actitud no decayó y es más: se intensificó. El equipo argentino se dispuso a terminar la faena con el mismo ímpetu, ahínco y ganas de jugar al rugby con las que jugó todo el torneo.

Así, mientras los delanteros siguieron machacando con el scrum, batallando en el suelto y tackleando todo, se mantuvo la iniciativa para terminar de doblegar, con la pelota a los Wallabies que siguieron defendiendo, cada vez con más infracciones y más cerca de su ingoal.

El segundo tiempo fue duro desde lo emotivo. Fue difícil mantener la calma ante lo que irremediablemente iba transformándose en algo palpable y real. poco a poco, conforme fueron pasando los minutos, Los Pumas se fueron afianzando en el campo sin a darle a su rival ninguna chance de remontar -ni desde el juego ni desde lo anímico- un resultado y un partido que nunca estuvo en duda quiénes fueron los que hicieron más por obtenerlo.

Llegó el primer triunfo. Enhorabuena. Y como dijo el entrenador Daniel Hourcade: “No es el final de nada, sino el comienzo de algo”. ¡Grande Pumas!

 

ImageProxy

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>